Bahamas es una especie de paraíso sobre la Tierra, único tanto por su naturaleza como por su historia. Un país plagado de misterios y curiosidades que recogemos a continuación y que convierten a este conjunto de más de 700 islas en un lugar fascinante.

Debido a su situación geográfica, Bahamas ha sido un cruce de caminos y culturas, un punto de encuentro entre viajeros y gentes de varios continentes. Fue uno de los primeros lugares con los que se encontró Cristobal Colón en sus viajes a América, aunque durante más de dos siglos fue colonia británica. En julio de 2018 se cumplieron 45 años de la independencia de las Bahamas.

Hoy en día, el idioma oficial de las Bahamas es el inglés y su mayor fuente de ingresos es el turismo, la mayoría del cual procede de los Estados Unidos. Su cercanía con el estado de Florida convierte a este paraíso natural en parada obligatoria de un gran número de cruceros.

Un destino cómodo para los estadounidenses pero atractivo para el mundo entero. Los colombianos no necesitan visa en estadías de menos de 90 días.

Atlantis Resort Paradise Island

La isla más importante es la de New Providence, donde se encuentra la capital del país, Nassau. En esta ciudad habitan dos terceras partes del total de la población bahameña, que está cercana a los 400.000 habitantes.

Nassau es el centro financiero y administrativo del país, y también cerca de la capital se encuentran los mayores centros turísticos. El más conocido es Paradise Island, donde está el resort Atlantis, un pequeño mundo en sí mismo. Los encantos de este lugar son muchos y muy variados.

En el Atlantis Resort se celebran grandes eventos de carácter internacional, por ejemplo, en el mes de enero se disputó el PCA 2019, un festival de póker que atrae a los mejores del mundo, pero incluso sin que haya ninguna celebración, le sobran los alicientes.

La isla está llena de hoteles construidos alrededor de un gran parque acuático lleno de toboganes, piscinas o lagos, además de contar con campos de golf y uno de los mayores acuarios marinos del mundo.

Una joya de la naturaleza

Bahamas es uno de los países con mayor renta per cápita de América y está considerado el tercer país más caro del mundo para vivir. Pero su riqueza no es solamente monetaria, sino que es principalmente natural.

Situado en pleno océano Atlántico, las playas de este país están consideradas de las mejores del mundo. Sus aguas son las más claras del planeta, ya que puede verse más allá de los 60 metros de profundidad. Las algas que necesitan de la luz para sobrevivir, habitan en Bahamas a mayor profundidad que en ningún otro sitio.

La arena de Pink Sands Beach en Harbour Island es rosa. En realidad lo que es rosa es el caparazón de unos minúsculos organismos marinos llamados foraminíferos, los cuales mezclados con restos de minerales y coral dan como resultado ese tono rosáceo que contrasta con el azul brillante del mar.

Mundo submarino

El nombre de Bahamas proviene del idioma español, y significa “baja mar”. Esto tiene sentido si tenemos en cuenta que el punto más alto de todo el país es el Monte Alvernia, con 63 metros de altitud.

En el país hay unos 25 parques naturales, entre los que destaca el complejo de cuevas submarinas de Lucayan. Incluso hay un camino, Bimini Road, que es una carretera formada por rocas bajo el agua.

Este mundo acuático ha hecho que en muchas ocasiones se relacione Bahamas con la mítica isla de la Atlántida. Si realmente existió, este parece el lugar perfecto.

Una de las cavidades marinas más famosas de las Bahamas es el Dean’s Blue Hole, el segundo agujero de agua salada más profundo del mundo con 202 metros.

Una de sus barreras de coral, un animal en peligro de extinción, es la tercera más larga del mundo. The Andros Barrier Reef cuenta con unas 90 millas de longitud.

Vecinos muy peculiares

De las más de 700 islas que componen las Bahamas, apenas unas 30 están habitadas (algunas de ellas son propiedades privadas). Esto es, habitadas por seres humanos. Hay islas que están tomadas por animales.

Este país es muy consciente de su riqueza natural y hay muchas zonas protegidas para preservar el ecosistema único que se puede encontrar allí.

Una de las especies que más llama la atención son los cerdos nadadores que conviven plácidamente con los turistas que llegan en crucero, y que se encuentran en Cayo Big Major. Es una de las islas deshabitadas donde los reyes son los animales. Otra es Cayo White, un pequeño santuario para las iguanas.

Uno de los símbolos del país es el marlín azul, parecido al pez espada.

Islas de película

La historia de Bahamas está muy ligada a la de los piratas, a los de verdad de garfios y patas de palo. Especialmente entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, estas islas fueron el punto de mayor concentración de actividad pirata del mundo. ¿Quedarán tesoros enterrados?

Además de atraer a los piratas, estas islas también han llamado la atención de Hollywood. La gruta Thunderball, al oeste del Cayo Staniel, toma su nombre de una película de James Bond, Operación Trueno, que grabó escenas en esta cueva marina.

Otro clásico cinematográfico rodado en parte en las playas bahameñas es Tiburón (Jaws en el título original) de Steven Spielberg. Imposible olvidar esas escenas en el agua como es imposible olvidar Bahamas. Ahora bien, recuerden: Tiburón es una ficción, Bahamas no.

Compartir