Igual que existen tendencias en la moda también existen tendencias en las dietas, como las que llevan algunas famosas.

La dieta de Beyoncé

Esta dieta la llevó a cabo durante veintiún días, pero que hay mucha gente que la acaba adoptando como forma de vida: se trata de la dieta vegana.

La dieta vegana tiene ventajas e inconvenientes: es una dieta alta en fibras y tiene un poder cardioprotector que nos va ayudar a prevenir la obesidad. Pero también es una dieta que tiene algunos inconvenientes.

Al tener mucha cantidad de fibra arrastra ciertos micronutrientes como el calcio. Se trata de una dieta donde no se consumen alimentos de origen animal y está carente en vitamina B12 y hierro, con lo cual puede acabar produciendo anemia.

Además es un dieta baja en proteínas, por lo que en ocasiones los expertos consideran una suplementación (como la que puedes encontrar en nutrición FITSTORE). Al no consumir productos de origen animal tenemos proteínas que no llegan a tener todos los aminoácidos esenciales para la formación y mantenimiento de la masa muscular.

La dieta de Elsa Pataki

Elsa Pataky aboga por la dieta macrobiótica. La dieta macrobiótica es una forma extrema de vegetarianismo, además de una filosofía basada en el budismo.

La gente que la sigue pasa por diez niveles. En el último nivel sólo podrían consumir ciertos cereales. El concepto macrobiótico también se basa en alimentos energéticos: el yin y el yan.

¿Qué ventajas tiene esa dieta?

En primer lugar, se pierde mucho peso. Es una dieta que tiene bastantes beneficios porque es muy alta en fibra y recomienda consumir alimentos biológicos. Los alimentos biológicos ya se sabe que como tienen menos agua contienen más cantidad de nutrientes.

Pero a la vez que ventajas presenta muchos peligros: es una dieta que nos limita el consumo de agua, pudiendo llegar a sufrir deshidratación o insuficiencia renal. Al ser una dieta carente de alimentos de origen animal nos puede ocasionar problemas de anemia y desnutrición. Por otro lado, es también muy deficitaria en vitaminas A, C y D y, por supuesto, en hierro y en calcio.

Nuestra recomendación es seguir unos hábitos de vida saludables: dieta baja en azúcares y grasas saturadas acompañados de un mínimo de 3 ó 4 horas de ejercicio semanales.