La orquídea corresponde a un emblema que identifica la República de Venezuela, constituyendo un símbolo patrio, una joya de la naturaleza declarada como flor nacional según el decreto oficial  del 23 de mayo de 1951, donde después de un larga y exhaustiva investigación, estudio y análisis se concluye  en una sola voz su importancia al territorio al que este país corresponde.

La Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales (SVCN) fue la entidad encargada de  llevar acabo el estudio que establecería la importancia de la flor nacional en dicho país, dando como resultado de que la orquídea venezolana contaría con las características idóneas que le harían convertirse en la flor de mayor importancia para los venezolanos y que por consiguiente les representaría a nivel nacional e internacional como parte de la belleza de su territorio como tal.

La orquídea venezolana es originaria de la Cordillera de la Costa, conocida más popularmente como  Flor de Mayo, nombre histórico que refiere a hechos del siglo XIX donde el pueblo le utilizada para adornar la Cruz de Mayo, usada para celebrar las tradicionales fiestas que hacen nombre a su cultura.

Por otro lado el nombre científico de la Orquídea de Venezuela, Cattleya Mossiae, hace énfasis al nombre de quien cultivo los primero bulbos de esta planta, el inglés William Cattley, a quien con la misma se le rinde honores por su trabajo laborioso en el cuidado y preservación de esta planta que como fruto brinda al ojo del hombre una belleza sinigual.

Aunque años atrás se la conocía ya en Brasil, solo fue para el 1839 que se dio el hallazgo en Venezuela; la Cattleya corresponde a la familia de plantas monocotiledóneas que se distinguen pos sus características únicas, la complejidad de sus flores y sus interacciones ecológicas con agentes de polinización con hongos, seres con quien forman micorrizas.

Hasta el momento se ha logrado establecer mediante estudios exploratorios en territorio venezolano, que este país cuenta con 2200 especies autóctonas de orquídeas, pudiéndose apreciar una gran variedad de colores y formas en sus flores respectivamente.