Así lo indica el informe publicado por el Servicio de Relación con Donantes y Movilización de Recursos de ACNUR sobre la situación de refugiados a nivel global. Un documento que, en este caso, hace hincapié en los refugiados sirios.

A nivel mundial, 68,5 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse a principios de este 2018. Unos datos han dado lugar a una situación inédita. Y es que la financiación para los refugiados y la ayuda humanitaria pocas veces ha llegado hasta este punto de presión.

De hecho, los fondos existentes para destinar a causas de ayuda humanitaria y, concretamente a las personas desplazadas de manera forzada, son cada vez más reducidos.

Como consecuencia, se genera una situación complicada. No se puedan abarcar ni la mitad de las necesidades de los refugiados. Por lo tanto, se generan continuas dificultades y situaciones peligrosas. Y esto afecta tanto a los refugiados como a las ciudades que ofrecen su ayuda humanitaria y los acogen.

Por lo tanto, teniendo en cuenta la inversión recibida hasta la fecha, desde ACNUR se cree que esa financiación conseguirá llegar, para finales de año, a tan solo el 55% de la inversión necesaria. Que asciende hasta los 8.200 millones de dólares.

En otras palabras, los fondos cada vez son más reducidos y el número de desplazados de manera forzada aumenta de manera progresiva.

¿Cuál es la ayuda humanitaria que se destina a los refugiados sirios?

Los refugiados sirios siguen viviendo una de las crisis humanitarias más grandes y complejas del mundo en la actualidad.

Tanto es así que la escala de gravedad y el nivel de necesidades sigue siendo altísima. Más de 18 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en general. Esto incluye a 13,1 millones de personas en Siria y a más de 5,6 millones de refugiados sirios de toda la región.





A medida que la crisis continúa, ya en su octavo año, las ayudas, la protección, el desplazamiento prolongado y las condiciones socioeconómicas siguen impactando negativamente en las personas de la región.

Desde ACNUR se han tomado medidas de prevención como parte del plan interinstitucional para atender al noroeste de Siria. Y se puede ayudar aproximadamente a 600.000 personas que no pueden cubrir sus necesidades primarias, como es comer.

Sin embargo, es posible que se requiera de mucha más ayuda humanitaria si se siguen generando luchas. Por lo tanto, para evitar una catástrofe humanitaria, se está haciendo un llamamiento urgente para ejercer moderación. Pero también para priorizar la protección de los civiles.

La falta de fondos perjudica a 5,6 millones de refugiados sirios

Más de 5,6 millones de personas se ven afectadas por la falta de fondos en los países de la región, mientras que 6,2 millones de personas desplazadas forzosamente se han visto afectadas dentro del país.

Pero eso no es todo. Para poder dar un cambio a la situación desde ACNUR se apunta que son necesarios 1.968 millones de dólares. Una cifra de la que únicamente se ha conseguido recaudar el 35%.

Lo peor de todo es que la ayuda humanitaria es ahora más que necesaria. Y es que los refugiados sirios necesitan prepararse para el invierno.

La falta de fondos conseguirá que las familias desplazadas no puedan satisfacer sus necesidades básicas durante el invierno y que sus condiciones de vida empeoren aún más.

Si la petición es solo parcialmente financiada, desde ACNUR se tendrá que priorizar. Y como tal, se financiará a los refugiados en categorías de vulnerabilidad más severas.

Compartir