El trastorno de personalidad hace referencia a un conjunto de perturbaciones permanentes en el comportamiento de una persona, es decir de lo que se denominaría como el comportamiento normal. Este padecimiento afectan las dimensiones emocionales, afectivas, motivacionales y sociales hasta incluso en el control de los impulsos de la persona. El trastorno se incluye dentro de los trastornos mentales pues afecta directamente la parte psicológica de la persona.

Existen al menos diez trastornos de personalidad, agrupados en tres divisiones así:

-Grupo A: Trastornos raros o excéntricos.

  • Trastorno paranoide de la personalidad.
  • Trastorno esquizoide de la personalidad.
  • Trastorno esquizotipico de la personalidad.

-Grupo B: Trastornos dramáticos, emocionales o erráticos.

  • Trastorno antisocial de la personalidad.
  • Trastorno límite de la personalidad.
  • Trastorno histriónico de la personalidad.
  • Trastorno narcisista de la personalidad.

-Grupo B: Trastornos ansiosos o temerosos.

  • Trastorno de la personalidad por evitación.
  • Trastorno de la personalidad por dependencia.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad.

Síntomas

Los síntomas que por lo general se presentan en el trastorno de personalidad están asociados a problemas de conducta y afectivos pues el trastorno se caracteriza por generar una gran inestabilidad en estos. Estos síntomas alteran muchos aspectos de la vida de la persona que lo padece como por ejemplo en el campo laboral, formativo, afectivo y social, aunque hay que tener en cuenta que también indirectamente afecta a todo su entorno.





Este tipo de trastornos en algunos casos desencadena otras complicaciones como trastornos alimenticios, del estado de animo, entre otros; que sin lugar a dudas afectan el estado anímico y empeoran la salud de la persona.

¿Se puede prevenir?

Muchas personas se preguntan si es posible prevenir este trastorno conociendo algunos síntomas de este como hemos mencionado anteriormente. Pues bien, si bien es cierto el trastorno de personalidad puede identificarse por ciertas conductas, sin embargo no existe hasta ahora un método de prevención, aunque los médicos afirman que la mejor prevención para esta complicación es recibir un diagnostico y posteriormente un tratamiento para tratarla.

Otro factor que se debe tener en cuenta como diagnostico del trastorno de personalidad es que se puede presentar durante la adolescencia o edad adulta en una persona, así mismo cuando los síntomas han sido frecuentes y aumentan con el paso del tiempo su intensidad por un periodo de 2 a 5 años.

Las personas que han sido diagnosticadas y han recibido un tratamiento especifico para este trastorno logran disminuir la intensidad en cuanto a los síntomas y las repercusiones a nivel social que generan, gracias a que también se consigue una estabilidad y autonomía en los pacientes. Por eso es muy importante recibir un tratamiento para tratar el trastorno de personalidad, pues solo así se logra llevar una vida mas placentera junto con la enfermedad.