La medicina alternativa es una serie de tratamientos o terapias totalmente diferentes a lo que conocemos como medicina tradicional; varios expertos en la materia afirman que este tipo de medicina genera bajos o en su defecto ningún riesgo sobre la salud de la persona, por eso se ha vuelto tan popular con el paso de los años.

Muchos pacientes afirman que con ayuda de la medicina alternativa han logrado superar sus problemas de salud, aunque en el campo médico aún no se le ha dado validez científica a los resultados, ya que la efectividad de estas prácticas no ha sido comprobada. Esta medicina es muy popular en la cultura oriental, hindú y chamánica, aunque poco a poco se ha ido esparciendo a nivel mundial.

En muchas ocasiones este tipo de medicina se trabaja en conjunto con la medicina tradicional, la cual recibe el nombre de medicina o terapia complementaria. Las Medicinas Alternativas y Complementarias se caracterizan porque ambas usan de sus métodos para tratar la condición de salud del paciente, arrojando resultados altamente positivos según varios testimonios.

Métodos y/o prácticas de la medicina alternativa

La medicina alternativa cuenta con un gran arsenal de prácticas, productos y terapias que usan para tratar e incluso curar ciertas enfermedades. Dentro de estas las más importantes y conocidas son la homeopatía, acupuntura e hipnosis.

La homeopatía se caracteriza por la elaboración de remedios que por lo general se preparan a base de ingredientes de origen animal, vegetal y químico. También se encuentra una de las más populares la acupuntura, consiste básicamente es estimular ciertos puntos del cuerpo con agujas finas, acompañadas de otros métodos con el fin de aliviar el dolor.





Por otro lado está la hipnosis o hipnoterapia, la cual se realiza cuando el paciente está en un estado de concentración enfocado, en la que el médico o hipnotizador mientras estás en ese estado te da una serie de instrucciones, las cuales debes repetir una y otra vez. Se dice que este tipo de terapia se usa mucho después de cirugías, partos, migrañas, dolores de cabeza e incluso cáncer.

Si bien es cierto los métodos anteriores son los más conocidos, es importante saber que existen muchos más entre ellos se encuentran los siguientes: naturopatía, quiropraxia, energética, ozonoterapia, radiestesia, acupuntura, medicina tradicional china, medicina ayurvédica, curación divina, biorretroalimentación, meditación, yoga y tai chi.

¿Qué debo tener en cuenta?

A pesar de que en la actualidad aumenta el número de personas que recurren a este tipo de procedimientos, es indispensable asesorarse muy bien y tener en cuenta no sólo los aspectos positivos sino también los negativos, aunque son muy pocos si puede llegar a tener algunas limitaciones si vas a optar por usarlos.

Una de las grandes desventajas de esta medicina, es que al no estar científicamente comprobada el sistema de salud no la avala económicamente por eso el paciente deber ser el que asuma los costos de la práctica de esta.

Otro de los grandes problemas es que los productos que vayas a utilizar no sean compatibles con los que recetó su médico de cabecera, por eso es indispensable que antes de tomar o practicar algún método de la medicina alternativa consultes con él si sería bueno tomarlo y no interfiere en el tratamiento que llevas.

Compartir