Skip to content
Ara blog

¿Por qué estudiar la biblia?

Son muchas las razones por las que se dicen que estudiar la biblia es importante, es decir que no basta solo con leerla sino en tener la capacidad para poder comprender e interpretar lo que está escrito en este libro sagrado. La biblia es una recopilación de varios libros que hablan principalmente de Dios, aunque también se incluyen allí historias de personajes importantes que alababan a Dios como es el caso de Abraham,  Isaac, Jacob, entre otros.

Así mismo varias religiones afirman que la importancia de aprender más sobre este libro sagrado se debe a que la biblia, nos hablan sobre la mente de Dios (autoridad divina) y el propósito o voluntad que él tiene para la vida de cada uno, de ahí la importancia en el estudio de la biblia .

¿Por qué estudiarla?

Una de las razones principales por las que deberíamos estudiar la biblia, es que con ayuda de ella podemos transformar nuestra vidas convirtiéndonos en mejores personas, por ende es importante no solo leerla sino también estudiarla. Pues sus escritos están inspirados en Dios, lo cual nos ayuda a crecer más en nuestra vida espiritual, permitiendo corregir errores para lograr alcanzar la sabiduría y perfección en el camino de Dios.

Con el estudio progresivo de ella irás adquiriendo conocimiento no solo de Dios sino del mundo, pues a medida que te enriqueces con la palabra de la Biblia aprendes a amar cada día a Dios y al prójimo, el cual es el propósito desde que nacemos.

Ademas es un libro que con el paso de los años, no envejece en su contenido, pues como hemos dicho el estudio de ella nos enseña cada día nuevas cosas, con el propósito de ser mejores personas, por ende la Biblia ha sido uno de los pocos libros que ha prevalecido durante siglos.

En conclusión el estudio bíblico es muy importante en nuestras vidas, pues conocemos mas acerca de nuestro creador y nos muestra por medio de ella, la forma en la que debemos vivir nuestra vida para alcanzar la felicidad no solo en nuestra vida en la tierra, sino también en la vida espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.