Skip to content
Ara blog

El partido de fútbol que nadie esperaba

Cada vez que se enfrentan dos equipos de fútbol de primera línea, la prensa de cada país analiza sus formaciones, su trayectoria, las estadísticas de sus últimos partidos, la psicología de los jugadores, el presente del director técnico, la formación y, con todos esos elementos, arriesgan un pronóstico. No siempre se animan a predecir al equipo ganador, pero sí auguran partidos peleados, o actitudes defensivas u ofensivas. Esto, cuando no pierden el tiempo en novelas de vestuario.

Barcelona Vs Bayer
Un marcador que nadie se esperaba

¿Y qué sucede muchas veces con los pronósticos? Como se basan en datos estáticos, la dinámica de un partido puede hacerlos polvo en cuestión de segundos. Una falla defensiva o una expulsión, incluso un gol a favor, pueden volver vulnerable a un equipo hasta ese entonces arrollador. Es el caso de la resonante victoria 7 a 1 de Alemania sobre Brasil en el mundial 2014, disputado en este último país. O de la reciente derrota 8 a 2 del Barcelona frente al Bayern Múnich, que vamos a analizar ahora.

Bayern Múnich 8 – Barcelona 2

En cualquier casino, las cuotas influidas por los apostadores expertos decían que el poderoso Barcelona de Messi iba a llegar al menos hasta las semifinales de la Champions League. Por más que el equipo no estuviera en su mejor momento. Lo mismo sucedía en casas como Betway apuestas deportivas en linea. Incluso los pronósticos más aventureros, que veían un Bayern Múnich atrevido, no auguraban una diferencia de 6 goles entre ambos equipos. Entonces, ¿qué pasó?

En primer lugar, el Bayern tomó las banderas históricas del Barça: la posesión del balón y una presión endiablada en mitad de campo para realizar, después, ataques rápidos y fulminantes. El primer gol del equipo alemán llegó con un desborde por izquierda, un toque de primera y un remate desde adentro del área de Thomas Müller. En el segundo, la presión forzó un error de la defensa de los españoles que capitalizó Ivan Perišić. El tercero, de Serge Gnabry, después de dos toques de primera ante una defensa estática y desorientada. El cuarto, por el movimiento y fortaleza de Müller para ganarse un lugar en el área y empujar un centro. El quinto llega después de otro desborde, esta vez de Alphonso Davies por la banda izquierda, que no pudieron detener ni siquiera tres defensores del Barcelona. El sexto llega también por esa banda, después de un centro de Philippe Coutinho. El octavo también se concreta después de una asistencia de cabeza de Lucas Hernández desde la izquierda.

El porqué de lo inesperado y las consecuencias

Como dijimos, tal vez algunos aficionados que juegan en Betway apuestas deportivas en linea esperaban una victoria del Bayern Múnich, pero nadie por esa diferencia de goles. Bastó que el equipo alemán aceitara un mecanismo de presión y toques rápidos para liquidar a un Barcelona lento, sin reacción ni coordinación de sus defensores. La derrota provocó el despido del director técnico, Quique Setién. Y dejó al Bayern como uno de los candidatos para llevarse la copa de la Champions League. Una conclusión podría ser, entonces, que las estadísticas (como la cantidad de títulos) son una buena referencia, pero que la palabra final la tiene la dinámica del partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.